GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

martes, 22 de noviembre de 2016

Piedras y crochet-Bisutería romántica



Para montarlo necesitamos:
- una pulsera de plástico,
- hilo de crochet nº 8 veige,
- ganchillo 1,5 mm,
- una piedra que queramos convertir en amuleto
- hilo de nylon transparente y abalorios minis; en mi caso grises, para combinar con el color de la piedra y un viejo botón metalizado de broche para la cadena.



Antes de nada y, para principiantes, todos los puntos los podéis repasar en la sección

PRIMEROS PASOS

1- Comenzamos haciendo un pequeño círculo que será el colgador con 5 cadenetas que cerramos y sobre las que tejemos en redondo 10 puntos bajos para reforzar, continuamos en redondo forrando toda la pulsera de plástico como os he mostrado en muchos otros trabajos con arandelas de plástico y podéis repasar también en la sección primeros pasos. Como veis, encontré en un bazar unas pulseras muy finitas que me han gustado mucho para estos trabajos porque había hecho otros antes con unas más planas; en este caso necesité un total de 116 puntos para dejarla bien cubierta y cerramos.

2- La estructura se trabaja hacia el centro, con lo cual, el borde se va volteando hacia dentro. Parece complicado al principio pero a todo se acostumbra una, ya veréis que merece la pena. Tejemos 2 cadenetas al aire, saltamos 4 puntos del aro y en el 5º tejemos 1 punto bajo. Así hasta completar toda la circunferencia.

3- Para conseguir los dibujos alternos tenemos que comenzar en medio del arco de la vuelta anterior, avanzamos hacia el con puntos rasos y comenzamos. "1 punto alto, 1 cadeneta, 1 punto alto" pinchando en el centro de los arcos de la 2ª vuelta; toda la vuelta y cerrar.

Comprobáis que en cada vuelta realizo algún cambio en el motivo para que los arcos no sean tan iguales pero conservo la estructura y voy disminuyendo puntos para ir cerrando el círculo.

4- "2 puntos altos cerrados juntos, 2 cadenetas al aire"toda la vuelta y cerrar. Los puntos los tejemos encima de cada punto de la vuelta anterior; así vamos formando triángulos y cuadrados alternados.

5- "1 punto alto, 1 cadeneta al aire" toda la vuelta y cerrar.
Con ésto tendríamos finalizado el mandala base.
Y ahora viene la segunda parte que es dar asiento a la piedra. Os doy las bases pero tendréis que acomodar los puntos al tamaño y forma de la vuestra, para que quede bien ajustada. No es dífícil si os acostumbráis a trabajar con paciencia sobre la pieza.

Colocamos la piedra encima de la base (podéis marcar el borde con unas puntadas de hilo para que os resulte más sencillo hacer la primera vuelta sin la piedra y después ya la introducís) y comenzamos a tejer sobre el tejido original hacia arriba formando nuevos arcos de "4 cadenetas, 1 punto bajo" la 1ª vuelta, "3 cadenetas, 1 punto bajo" la 2ª y "2 cadenetas, 1 punto bajo" la 3ª. Recordar que al cerrar la vuelta y empezar la siguiente, avanzamos con puntos rasos para comenzar en la mitad del arco siguiente y que nos salgan alternados y que se trata de ir disminuyendo para cerrar la forma, pero que la tenéis que adaptar al tamaño de vuestra piedra (el nº de vueltas también).



Esta vez quise adornar el cordón añadiendo también abalorios. Tenía unos abalorios grises muy parecidos a la piedra pero con el problema de que su orificio era tan pequeño que no los podía enhebrar en el crochet para tejer con ellos directamente como otras veces.
Solución: añadí a la labor un hilo de nylon transparente en el que enhebré una buena cantidad de abalorios para que no me faltasen (siempre digo que mejor que sobren al final y los retiramos...).
Tejí una cadeneta bien larga con hilo doble crochet+nylon transparente que no se nota, hacía 2 cadenetas normales y a la tercera le subía e incorporaba un abalorio.



La hice muy larga dejando sin rematar al final porque quería formar un cordón más grueso. Para ello la fijé a un extremo, enrollando con ganas hasta que no pude más. Después doblé por la mitad de modo que se enrolla sobre sí misma y el cordón queda hecho distribuyéndose también los abalorios en redondo.

Había dejado sin rematar para poder cerrar el cordón y con el propio ganchillo tejer un pequeño ojal como el colgante del aro pero de tamaño apropiado al botón que cosí al otro extremo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Seguidores